La filosofia de Google

Con su relevancia, su honestidad al separar los resultados puros de la publicidad (y al principio, su carencia de publicidad), y su interfaz clara y simple, Google ha conquistado el corazón del mundo. Ha pasado en poco tiempo de no existir a ser el buscador de referencia de los tecnoenteradillos, y de aquí a ser el buscador de referencia del público en general.

posicionamiento web
A veces es difícil recordar cómo eran las cosas antes de Google. Confieso que actualmente muchas veces ya no me molesto en guardar una página en mis bookmarks. Sé que introduciendo el título o alguna palabra característica en Google, aparecerá en primera posición de los SERPs.

Pero no olvidemos que Google es una empresa, y que aprovechará la ventaja tecnológica o de imagen que tiene para ocupar una posición dominante en el mercado; una posición que ya es peligrosamente cercana al monopolio. Es muy cómodo tener un estándar en cualquier producto o servicio: nos simplifica la vida saber que si enviamos un documento Word, sea a nuestro vecino o a alguien que vive en la otra punta del mundo, lo abrirá sin problemas.

Es cómodo saber que si optimizamos nuestra web específicamente para el posicionamiento Google, prácticamente no tendremos que preocuparnos en optimizarla para los otros buscadores, que en comparación aportarán un porcentaje de tráfico mucho menor. Pero cuando un estándar no es público, sino un producto perteneciente a una compañía con nombre y apellidos, es probable los consumidores tarde o temprano se arrepientan de haberle dado tanto poder. Por mi parte, no lamentaría que buscadores como el noruego Alltheweb ( www.alltheweb.com ), digno rival de Google, alcanzara un porcentaje de uso comparable al de éste.

Fuente: Neominds